Dicen que diez años no es nada, y pudiera ser muy certera la frase, cuando nos referimos a años de vida, obras arquitectónicas o tiempo de escritura o edición de un libro. Pero, para el colectivo de trabajadores de “Radio Chambas, la voz de  la parranda”, este decenio de fundación más que restar, multiplica.

Y multiplica por los meses y días vividos con intensidad, en una programación solo de cinco horas pero cargada de dinamismo, frescura y lo más importante: del agrado de sus oyentes.

Parece increíble que esta emisora, ubicada en uno de los municipios de la provincia de Ciego de Ávila, esté celebrando su décimo aniversario. Recuerdo con cariño los programas iniciales, las primeras felicitaciones y las secciones de participación y aunque te acompañe la soledad nunca te sientes solo si escuchas la radio de Chambas, te llenas de alegrías y deseos de vivir.

Así comenta Ninfa Rosa Casanova una invidente que se considera asidua seguidora de toda la programación radial y que además reconoce que tiene dependencia de este medio chambero, es como una adicción en su vida, simplemente algo de lo que no puede desprenderse.

Es por ello que los diez años de fundación de la emisora se convierten en motivo para festejar con encuentros entre fundadores y actuales trabajadores de la radio, visita a centros de importancia económica y social del municipio, talleres creativos y una gala homenaje que tuvo por escenario la Casa de Cultura de esta ciudad.

“Y es que existen motivos de sobra para celebrar a “lo grande”  porque no se trata de los años pasados sino de los que están por venir, ganamos en calidad con el transcurso del tiempo desde todos los puntos de vista.

La radio funciona como una escuela donde todos somos maestros y a su vez estudiantes, crecemos como profesionales; aunque aún reconocemos que nos queda mucho por hacer y más cuando se habla de complacer a un público que es muy difícil porque siempre hay diversidad de criterios y opiniones”, refiere Matilde Quiñónez Portales, asesora y directora de programas radiales.

La programación de la Emisora Municipal de Chambas intenta  satisfacer los más diversos gustos del público al cual se dirige y en sus 15 espacios informa, orienta y entretiene a una audiencia que supera los límites del territorio y se escucha en algunas zonas de Morón, Yaguajay y Caibarién.

Acerca de su experiencia en este joven medio de comunicación nos comenta el reportero Frank Rodríguez Milián: “Yo soy periodista fundador de la emisora y te aseguro que se convirtió desde el primer momento en parte inseparable de mi vida. ¡Imagínate!, hace diez años aquí en Chambas se escuchaba casi de forma religiosa el programa “La Pachanga” de la Emisora Provincial de Sancti Spíritus, pero cuando iniciamos nuestras transmisiones ganamos la aceptación del pueblo.

Ahora la población de nuestro entorno regional se siente identificada  con nuestros trabajos periodísticos donde reflejamos no solo el acontecer noticioso del municipio, también las tradiciones culturales de Chambas, por eso precisamente la emisora se llama “La Voz de la Parranda”

Los estudios de audiencia se desarrollan con carácter anual en el medio para perfilar los productos radiales de acuerdo a las preferencias del público, al respecto precisa Anay Naranjo Hernández, Especialista en Medios y Artes Audiovisuales: “En el 2013 realizamos un estudio que demostró que los chamberos prefieren la emisora local por encima de otros medios, incluso en las declaraciones de los oyentes descubrimos la alta aceptación de nuestros espacios, en especial la revista variada “La Hora de los Mameyes”, esa es la principal satisfacción en el décimo aniversario”.

Sin embargo, a pesar de los evidentes resultados positivos de la Emisora Municipal de los chamberos, aún se evidencian dificultades en cuanto a la infraestructura y la carencia de equipos tecnológicos, aunque para el 2014 se prevén labores de ampliación que  mejorará las condiciones de trabajo para sus integrantes.

Describir en años toda la labor de un equipo de trabajo es una tarea compleja, porque los fríos números no demuestran el calor humano que se transmite en géneros periodísticos o programas variados. Pero algo importante: ¿cómo evidenciar el cariño de un pueblo hacia su emisora? El intercambio es en ambos sentidos, se trata de una complicidad que ya lleva 10 años de historia ¿Vendrán más? Eso ya es un hecho, porque  mientras existan chamberos adictos a su emisora y deseos de complacer a todo un pueblo, tenemos razones más que suficientes para seguir multiplicando cumpleaños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s